Ray Ban Aviator Small

El resultado fue así un palmarés en que quizá faltó el reconocimiento a las dos soberbias películas francesas vistas (Frantz, de Franois Ozon, y Une vie, de Stéphane Brizé), pero que, la verdad, se quedó con lo mejor, quizá lo único. Y, por encima de todo, un autor que ha hecho del cine una manera de romper el tiempo, de repensarlo, de hacerlo nuevo. Lav Díaz, cine real en tiempo real..

Quizá para vosotros este artículo debería ser más un Quién fue que un Qué fue, pero es lo de menos. No lo he llamado Quién fue porque maana hay uno y además, este tipo es una leyenda pero tampoco tiene una historia excesivamente interesante detrás. Sea como fuere, vamos a hablar de hockey hielo y de una de sus leyendas: Vladislav Tretiak..

“One goes through a radio station, and the other one sits on a shelf in the store,” he added. “There’s a lot of alignment between the way they market records and the way brands should market. All I’ve been trying to do is get brands to pay attention.”.

Pues si el otro día aparecía Materazzi que se retiró con 38 aos en la Juve, aquí tenemos a otro que se retiró con 39 del fútbol profesional. Un nuevo ejemplo del respeto reverencial que en Italia tienen por los jugadores veteranos y experimentados y del que deberíamos aprender. Aquí el que pasa de los 30 empieza a resultar sospechoso..

Es absolutamente normal que no te atraiga la vela, Edu. Es un deporte reservado a élites, no cumple esa cualidad agregadora de los grandes deportes de masas: que cualquiera pueda practicarlo. En cualquier patio de colegio hay críos pegando patadas a una lata o a una pelota de plástico, en cualquier parque de cualquier suburbio hay gente lanzando un balón a una cesta, en cualquier descampado inglés o indio (y en mi Valencia se está empezando a ver) puedes ver a gente jugando a cricket con dos palos y una pelota, y en cualquier avenida puedes ver a gente corriendo a pie o en bici.

El flamante elegido tratará de poner fin a la inacabable sangría de 150.000 personas en más de tres aos de guerra civil. El contexto es atroz. El extremismo religioso ha casi fagocitado por completo las revueltas sociales pro democráticas. No hay delincuente que resista los interrogatorios de la subjefa Brenda Johnson. Durante siete aos, Kyra Sedgwick ha encarnado en The Closer a este personaje con quien comparte su adicción por el chocolate que para muchos críticos es uno de los mejores de la televisión. Ahora, Sedgwick dice adiós a la serie que la catapultó a la fama, pero deja la puerta abierta a un posible cameo en Major Crimes, el spin off..

Deja un comentario